JOSÉ ÁNGEL TRELLES

©2018 by Maravillosa Música

  • Icono social de YouTube
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social Instagram

28  de agosto de 2018- Tenemos la alegría de compartir el primer libro de cuentos de José Ángel Trelles:  "El Bar de Los Milagros"

El Bar de los Milagros José Ángel Trelles
El Bar de los Milagros José Ángel Trelles

 Se puede encargar tanto en formato papel como digital en : http://ebookmovil.com/el-bar-de-los-milagros-jose-angel-trelles/

El Bar de la esquina, de aquella esquina antigua donde los sueños se paraban a ver por la vidriera. El Bar nuevo, ese que ahora es tu refugio de la ciudad enloquecida. El Bar de los amigos, de las citas y de los amantes furtivos; el del fútbol a gritos, ese que fragua a los más sabios DT del mundo, que por cierto, es el mismo capaz de fundar partidos políticos y revoluciones. La mesa en la que siempre estará ella, esperándote, o él, tan borracho de ausencias...

El Bar del café frío olvidado en la charla, el de los ojos que se cruzan desconocidos y que se prenden fuego en un hermoso nunca más…

El de los cuatro amigos, los eternos, los simples, los perdedores que cambian su suerte cada vez que atraviesan la puerta del encuentro.

El Pepe, el gran cantor nacional, el Trelles del diluvio que se nos vino encima del alma, entró un día a ese Bar, y como el Flaco de la Bicicleta decretó: “Hágase el milagro”, y escribió las historias que hoy nos acunan en este libro mágico de ángeles canyengues.

Si el gran Horacio Ferrer leyera hoy estos cuentos diría que la luna, de Callao, pasó a rodar entre los hombres; y se iría cantando, a saltitos…

“…porque uno, a veces, no sabe nada, nada recuerda y hasta se olvida que uno tení­a la vida puesta.”

…dejando un beso en la frente de este José Ángel Trelles escritor, dueño de todos los milagros…

D.L.  

Una tarde lluviosa estábamos con María en un hermoso bar de Caseros y Lavardén, en el barrio de Parque Patricios en Buenos Aires. No sé por qué ―y espero no saberlo― se me ocurrió que allí sucedían milagros…

En unas servilletas anoté algunas ideas, y con  el tiempo nacieron estos cuentos.

Pertenezco a una generación a la que le robaron casi todo, menos la esperanza. Y creer en los milagros es una demostración de inclaudicable militancia del lado de la esperanza. Porque un milagro es como un relámpago. En la más absoluta oscuridad el relámpago lo ilumina todo.

Un milagro es el relámpago de los pobres, de los honorables, de los trabajadores, de las madres, de los pibes, de los abuelos… de los olvidados de este mundo. Un milagro hace justicia, vence a la muerte, rescata de la droga, y en fin, hace que ganen los buenos.

Por eso los milagros. Por la esperanza, la bendita esperanza que nos mantiene en pié sosteniendo el amor, la solidaridad, la amistad, la ternura.

Tal vez el relato de estos cuentos no resulte creíble. ¿Qué milagro lo es? Pero si coincidimos en que un milagro se parece a un relámpago, permítanme recordarles unos versos del inmenso poeta argentino Armando Tejada Gómez:

Sin embargo, no crean.

A veces hay relámpagos.

Son breves, pero existen,

se fraguan por abajo.

No se banquen la muerte;

a veces hay relámpagos.

 Que la vida nos bese en la frente… será un hermoso milagro.

 José Ángel Trelles

  "El Bar de los Milagros"  en la Feria Internacional del Libro de Brown
7 de junio de 2019